martes, 7 de enero de 2014

UNA CUESTIÓN DE SALUD PÚBLICA. ARTÍCULO PERIODÍSTICO DEL ING. QUÍMICO CÉSAR BERTUCCI AÑO 2008

Respecto a declaraciones periodísticas de funcionarios que parecieran quieren soslayar la grave problemática de las aguas contaminadas y los balnearios, rescatamos un artículo periodístico del Ingeniero Químico César Bertucci, donde en el año 2008 advertía sobre la situación general del agua y la contaminación.

VER ENLACES:

http://www.centediario.com/sorpresa-de-los-turistas-al-saber-que-se-banaban-en-aguas-servidas/
http://www.centediario.com/segun-el-gobierno-los-rios-y-balnearios-estan-en-excelentes-condiciones/

Como elemento ilustrativo un vídeo realizado en el día de ayer 6 de enero de 2014 de uno de los balnearios de la ciudad de Villa Carlos Paz. Esta situación es extensiva a toda la Cuenca del Embalse del Dique San Roque y todos sus afluentes.





Para más vídeos relativos a la problemática visitar CANAL FUNEAT:

http://www.youtube.com/fundacionfuneat


LAVOZ.com.ar

Sábado 4 de octubre de 2008 Edición impresa 
| Opinión | Nota 

El agua potable en Córdoba 

La aplicación eficaz del Código de Aguas es el único camino para revertir la situación actual de severa escasez del recurso. 

César Bertucci 
Ingeniero Químico. 
Ex jefe de laboratorio de OSN en Córdoba, Epos y Dipas 

En estos días, como todos los años, se le advierte al público por todos los medios sobre la necesidad de evitar el derroche del agua de consumo en toda la provincia de Córdoba. Aunque me parece beneficiosa la divulgación masiva de este consejo, es sólo un aspecto parcial, al no abarcar efectivamente la solución del problema de escasez de agua en su totalidad, que es mucho más compleja. 

En efecto, la situación objetiva y natural de toda nuestra provincia es que pertenece a la zona semiárida del país. Y esto significa menos de 800 milímetros de precipitación anual, con lluvias casi exclusivamente en verano (de noviembre a marzo), que también es la época de mayor consumo, potenciado por la gran afluencia turística. 

Se debe tener presente que los suelos están impermeabilizados a causa de los desmontes y la explotación agrícola intensiva, y esto hace que las escorrentías superficiales producidas por las lluvias de verano empeoren la situación al no poder retenerlas, provocando incontenibles inundaciones. 

Para hacer aún más difícil nuestro problema de abastecimiento, todos conocemos que una gran zona de la provincia dispone de agua subterránea de muy mala calidad. Si a este panorama le sumamos los perjuicios de la contaminación industrial, minera, agrícola y urbana, tenemos una visión demasiado preocupante para el futuro inmediato. 

Por lo tanto, no nos queda otra solución que convivir con la escasez en las mejores condiciones posibles. ¿Cuáles son éstas? 

En primer término, habría que elaborar una planificación realista que permita el desarrollo territorial en forma ordenada de nuestra provincia, teniendo en cuenta las posibilidades de sus recursos hídricos. 

En segundo término, ejecutar una gestión eficaz que garantice el cumplimiento de la estrategia que resulte aprobada. Pensemos solamente que es muy limitada la disponibilidad de agua natural para su potabilización y que ésta es posible a un costo cada vez mayor. 

Pese a que el derroche es un aspecto importante a tener en cuenta, faltan aquellos factores que se puedan manejar aplicando una buena gestión que controle efectivamente la contaminación, el consumo clandestino y las autorizaciones para nuevos emprendimientos urbanísticos (barrios privados, loteos y nuevas urbanizaciones). 

En especial, un ejemplo de lo que no hay que hacer es autorizar ligeramente nuevas extracciones de una de las fuentes de agua natural de nuestra ciudad y ciudades aledañas, como es el embalse San Roque. Tampoco se debe permitiendo el muy riesgoso aumento de sus niveles de contaminación. 

Hay playas o balnearios que deberían ser clausurados debido al riesgo de enfermedad que representan para quienes los utilizan. En esos lugares ni siquiera hay carteles de advertencia al público sobre las condiciones de calidad del agua para contacto directo (léase: bañarse). 

En otras palabras, se trata de administrar la cantidad y la calidad de nuestros recursos hídricos, sin impedir el desarrollo de los grandes consumidores de agua. Éstos deben ser autorizados previo estudio cuidadoso de las verdaderas disponibilidades del recurso hídrico para el futuro de toda la población. 

Y esta precaución vale no solamente para las tomas de agua cruda o natural sino, lo que es más importante, para la evacuación de los efluentes cloacales a nuestras fuentes de agua. 

Pensemos en los casos de verdadera irresponsabilidad rayana en lo delictivo que frecuentemente hemos tenido oportunidad de observar en nuestras sierras. 

Es el caso de caños que descargan aguas contaminadas en playas o balnearios utilizados por el público o, lo que es totalmente inadmisible, en proximidades de tomas de agua potable para una población. 

Ante estas evidencias no queda otra alternativa que reclamar al Gobierno provincial la intervención del organismo que posee el poder de policía sobre todos los recursos hídricos de nuestra provincia, la Dipas. 

Debe salir del inmovilismo que todos conocemos y empezar de una buena vez a aplicar la legislación vigente mediante una gestión eficaz, lejos de las influencias de la politiquería que permite frecuentemente conductas irresponsables para favorecer intereses particulares. 

La principal herramienta está: es la ley 5.589, el Código de Aguas vigente desde el año 1973. La aplicación eficaz de esta norma es el único camino para revertir la situación actual, que parece persistir indefinidamente, perjudicando el presente y el futuro de todos los cordobeses. 

 No hay que olvidar que la Dipas es la única herramienta para responder al papel que le confiere el Código de Aguas. De lo contrario, deberá pensarse en un nuevo organismo con poder de decisión y medios económicos para que lo haga. Al respecto, tanto gobiernos radicales como peronistas están en mora desde 1981, luego de la provincialización de OSN, hace 27 años.

FUENTE ARTÍCULO:

LA VOZ

ARCHIVOS RELATIVOS
GLIFOSATO EN EL AGUA

No hay comentarios:


FECHA DE FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE VILLA CARLOS PAZ: 16 DE JULIO DE 1913 - ESCUDO DE LA CIUDAD DE VILLA CARLOS PAZ - CARTA ORGÁNICA - ARTÍCULO Nº 24 (...) Su descripción es la siguiente: de sinople tres fajas de plata ondeadas y en jefe, dos espadas de su color puestas en sotuer, bordura de gules, cargadas de ocho torres de oro, el escudo timbrado de un sol de oro. La forma del escudo es cuadrilonga, con la parte inferior redondeada, sus proporciones seis por cinco, de modo tal que la sexta parte de la altura cabe cinco veces en el ancho."

escudo de villa carlos paz

escudo de villa carlos paz
ARTÍCULO 24:El municipio adopta el nombre de Villa Carlos Paz, denominación que deberá ser utilizada en todos los documentos, instrumentos públicos, actos y monumentos oficiales.Conforme a los antecedentes históricos, reconoce como fecha de su fundación el día 16 de julio de 1913. El escudo, símbolo que identifica la Ciudad, es de uso obligatorio en toda documentación,papeles oficiales, sellos, vehículos afectados al uso público y en el frente de los edificios municipales, prohibiéndose la utilización oficial de cualquier otro símbolo o leyenda. Su descripción es la siguiente:sinople tres fajas de platas ondeadas y en jefe, dos espadas de su color puestas en sotuer, bordura de gules, cargadas de ocho torres de oro, el escudo timbrado de un sol de oro. La forma del escudo es cuadrilonga, con la parte inferior redondeada, sus proporciones seis por cinco, de modo tal que la sexta parte de la altura cabe cinco veces en el ancho. CARTA ORGÁNICA MUNICIPAL DE VILLA CARLOS PAZ - CAPÍTULO II - Competencias y Emblemas. OTRA FUENTE CONSULTA HISTÓRICA: http://heraldicaargentina.com.ar/3-Cba-CarlosPaz.htm

LA LAGAÑA DE PERRO - Caesalpinia gillesii

LA LAGAÑA DE PERRO - Caesalpinia gillesii
Fotografía Juan Carlos A. Paesani -LA FLOR DE VILLA CARLOS PAZ - SI CLICKEAS SOBRE LA IMAGEN VAS A ENCONTRAR LA INFORMACIÓN DE LA LAGAÑA DE PERRO Y OTRAS ESPECIES DEL BOSQUE SERRANO